Pie de Atleta

Pie de Atleta

¿Qué es?

La Tiña de los pies se presenta por hongos que crecen en condiciones de humedad y calor que encuentran en los pies, el espacio propicio para desarrollarse y así crear una infección superficial de la piel.

Dentro de los factores que estimulan al ‘Pie de atleta’ se considera el uso prolongado de tenis (generalmente entre niños y jóvenes), botas y la ausencia de hábitos de higiene adecuados como no secar bien los pies después del baño.

Algunas enfermedades que alteran nuestro sistema de defensa como la Diabetes y el uso de algunos medicamentos como los esteroides son también causas de su aparición.

Características

La Tiña de los pies se localiza en los espacios interdigitales (entre los dedos), plantas y bordes de las extremidades. Se puede observar descamación, enrojecimiento, fisuras, grietas y en algunas ocasiones se confunde con callos por el engrosamiento de la piel. Puede ocurrir mal olor y prurito (comezón).

Estos síntomas por tiempos prolongados y sin tratamiento facilitan la sobreinfección por algún otro microorganismo como bacterias.

Aunque habitualmente no corre grave riesgo la salud de quien lo padece, es importante explicar que en pacientes inmunosuprimidos (con defensas bajas por enfermedad o por algunos medicamentos) se puede diseminar y extender a todo el cuerpo. En el caso de pacientes diabéticos las lesiones llegan a sobreinfectarse al grado de considerar la posibilidad de perder la extremidad.

Cifras

Por lo general, la Tiña de los Pies se presenta en el 60 por ciento de los varones adultos y es uno de los 10 padecimientos de la piel más comunes.

Aunque nadie queda exento de padecerlo son más vulnerables los deportistas o cualquier grupo de personas que use calzado cerrado, de hule o suelas de plástico que mantengan la humedad y el calor.

En comunidades cerradas como asilos e internados prácticamente todas las personas lo tienen o lo van a padecer.

¡Hay que estar alertas!

Las consecuencias de esta enfermedad cutánea repercuten negativamente en la convivencia cotidiana debido al mal olor que expiden los pies. Además, dificulta el acceso a clubes recreativos o gimnasios. En el caso de las mujeres se les ve imposibilitadas para usar calzado tipo sandalia debido al mal aspecto que produce.

Es importante señalar que de no atenderse de inmediato la ‘comezón’ puede afectar la tranquilidad del paciente. Hay que mantener precaución pues con frecuencia la Tiña de los pies se transmite hacia las uñas haciendo el tratamiento más largo.

Recomendaciones

Un error común entre la población es la automedicación, pues es frecuente el uso de cremas que contienen una mezcla de varios productos como cortisona que agravan el problema. Por ello se recomienda:

Mantener los pies secos, evitar el uso de calzado ya mencionado, utilizar calcetines y medias de algodón, para que el pie no entre en contacto directo con los materiales del forro del tenis, botas o zapatos; que la mayor parte de las veces son sintéticos y favorecen la sudoración.

Dependiendo de la extensión, evolución y características personales de cada paciente, el médico dermatólogo indicará el tratamiento. Puede ser el empleo de sprays, cremas, lociones y tratamientos sistémicos (tomar pastillas). Evite automedicarse.

Es importante aclarar que no todas las grietas ni ‘pellejitos’ son hongos. ¡Cuídate, infórmate!

Compartir:

Deja tu comentario