Piel y Desnutrición

Piel y Desnutrición

La desnutrición, en sus diversas formas, es la más común de las enfermedades en el mundo. Sus causas se deben en general a deficientes recursos económicos o a enfermedades que comprometen el buen estado nutricional.

Y es que el estado nutricional en condiciones normales es la resultante del balance entre lo consumido y lo requerido, lo cual está determinado por la calidad y cantidad de nutrientes de la dieta y por su utilización completa en el organismo.

La piel, el pelo y las uñas son órganos que dan evidencia de un estado nutricional adecuado o deficiente debido a que se encuentran sometidos a un recambio constante por lo cual utilizan una gran cantidad de energía para llevar a cabo todos sus procesos fisiológicos.

Por ejemplo, la deficiencia de vitamina B (Niacina) produce un ciclo conocido como Pelagra, que afecta predominantemente al cuello, la cara, las manos y los pies; dando lugar a enrojecimiento, ardor y comezón. Conforme evoluciona pueden aparecer grietas, oscurecimiento y se nota un aspecto quebradizo.

En el caso de la vitamina B12, junto con el Ácido Fólico, intervienen en la síntesis de DNA, donde los vegetarianos pueden tener un consumo insuficiente de esta vitamina. Clínicamente se observa en la piel una hiperpigmentación simétrica de las extremidades y puede haber estrías en las uñas.

Quien desempeña un papel importante en la formación del colágeno es la Vitamina C. Su deficiencia se ve habitualmente en los individuos con una inadecuada ingesta de frutas y vegetales, en los ancianos y en personas con abuso de alcohol. El síntoma inicial puede ser el enrarecimiento del pelo en extremidades y espalda. Puede haber episodios hemorrágicos con sangrado de encías y de la mucosa nasal.

La salud de tu piel nos importa… ¡Cuídate, infórmate!

Compartir:

Deja tu comentario