Piel y Frío

Piel y Frío

En temporada invernal hay que estar alertas ya que existen padecimientos de la piel que llegan a surg ir y algunos otros que se agravan por las bajas temperaturas, por ejemplo, el más común es la Xerosiso sequedad extrema de la piel.

Y es que la piel en temporada invernal sufre de deshidratación debido a que el frío baja la humedad relativa del aire y esto llega a secar considerablemente la piel.

Esta resequedad puede predisponer a otros problemas cutáneos. En el caso de los que padecen problemas circulatorios, éstos pueden agravarse cuando el termómetro desciende.

Respecto a la frecuencia de estos trastornos en la piel, se cree que las mujeres son más vulnerables, aunque los hombres también llegan a presentarlos. Así mismo, la piel blanca es más sensible que la morena. Por su parte, la tercera edad acude a consulta con mayor frecuencia debido a que la comezón se acentúa en casi todo el cuerpo.

El frío también puede provocar en la piel sabañones (lesiones enrojecidas en las manos), la urticaria al frío, el livedo reticularis (especie de coloración violácea en las extremidades), la acrocianosis (manos y pies morados) y el fenómeno de Raynaud (enrojecimiento de la piel en extremidades también), donde esta última puede acompañar a enfermedades generalizadas o se presenta de manera aislada dejando lesiones que impactan hasta en el recién nacido.

A veces ocurre que en México la población de las costas se ve afectada cuando viene al altiplano, zonas altas donde el invierno es más crudo, produciéndose un empeoramiento de las dermatosis por frío, por ello, se recomienda considerar esta variable.

 

Recomendaciones

La FMD aconseja:

  • Abrigarse de manera adecuada, usando guantes en las manos, cremas humectantes y lubricantes.
  • No ducharnos demasiado, ni abusar del jabón.
  • Evitar los cambios bruscos de temperatura y la ropa que no permite un adecuada ventilación, como texturas de plástico que generalmente se usan en el calzado.
  • Aumentar la ingesta de líquidos.
  • Considerar que en época de frío la gente suele bañarse con agua más caliente de lo normal, lo que aumenta la deshidratación cutánea.

A veces la piel seca o irritada es empeorada por hábitos exagerados de limpieza o uso de medicamentos inapropiados. Hay que acudir al dermatólogo o informarse sobre medidas de higiene pertinentes en esta temporada invernal. ¡Cuídate, infórmate!

Compartir:

Deja tu comentario