Productos milagro y charlatanes

Productos milagro y charlatanes

Hay que tener cuidado de quienes se dicen expertos en la piel pues normalmente defraudan a los pacientes que buscan ahorrarse dinero pero terminan gastando más; además, las personas exponen la salud y en algunos casos la vida.

Es común dejarse influenciar por las intensas campañas de publicidad que prometen mucho e impactan en la población sin respetar grados de educación o clase social.

Existen algunas ideas que identifican al experto ético del que no lo es donde este último tiene una imagen fabricada por el contrario del otro que cuenta con una imagen ética; además, las credenciales académicas del profesional son reconocidas por instituciones o centros médicos, las del charlatán son de gremios sin reconocimiento oficial. Por último, la fuente principal de apoyo del impostor es mercadotecnia, el profesional se apoya en hechos científicos.

Así mismo, existen indicios que el público debe observar cuando acuda a realizarse un procedimiento cosmético, tales como la existencia de un establecimiento formal, que cuente con la recomendación de instituciones o sociedades médicas de la especialidad, del médico de cabecera o una segunda opinión de un médico con las mismas credenciales. Además de cerciorarse de su formación académica.

En Internet existen sitios serios y unos no tanto, a lo cual se recomienda estar alerta pues en el caso de la charlatanería normalmente solicitan los datos del paciente, ofrecen resultados milagrosos, aparecen fotos editadas, no existe algún responsable médico certificado y sin avales científicos.

Por el contrario de los sitios formales que cuentan con un aval científico, links o recomendaciones a páginas de gobierno, son por lo regular fundaciones o asociaciones no lucrativas, existe uno o varios médicos especialistas certificados y ofrece expectativas reales.

Industria responsable vs. Industria “pirata” o “milagro”

Algunos tips que pueden diferenciar a la industria responsable de la industria que no cumple con las características que avala la comunidad médica:

  1. La industria responsable se guía por lineamientos éticos y morales que busca desarrollar, mediante investigación científica, nuevos productos con efectividad probada y de bajo riesgo.
  2. La industria “pirata” o “milagro” no realiza investigación científica y carece de lineamientos éticos y morales, buscando únicamente el lucro.
  3. La industria irregular promete demasiado y sus tratamientos están ligados a procesos naturales o alternativos.
  4. Estos últimos se anuncian como nuevo, milagroso o excepcional.
  5. La industria “pirata” recurre a lenguaje pseudo médico como desintoxicar, purificar y energizar.
  6. Además, se anuncian como productos que lo curan todo.
  7. Prometen resultados difíciles de medir.
  8. Llegan a contar con aval científico obsoleto o sin crédito profesional.
  9. No menciona efectos secundarios negativos, sólo beneficios.

Derivado de lo anterior, se ha visto en la consulta dermatológica consecuencias en los pacientes que han recurrido a pseudo-profesionales y/o a productos de dudosa calidad, las cuales son: incumplimiento de ‘lo prometido’ y no hay alivio o cambios reales, llega a retrazar el tratamiento adecuado y el padecimiento se acentúa. Además, se ha visto en algunos casos incapacidad temporal o permanente así como cicatrices visibles y permanentes.

La FMD recomienda informarse, buscar y evaluar a quien le ofrece el tratamiento, considerar costos, optar por la medicina científica antes que la alternativa y pedir una segunda opción, es su derecho.

Compartir:

Deja tu comentario